Mi hijo con discapacidad intelectual cumple 21 años: Itinerarios de futuro

Cuando los chicos/as con discapacidad intelectual que están escolarizados cumplen los 21 años, cumplen con una etapa importante de formación, aprendizaje y construcción de su propia identidad (social, personal, emocional, etc.). Y a partir de esta edad, los jóvenes entrarán en una nueva etapa en la que tendrán lugar cambios significativos: contextos, personas (profesionales, amigos/as, referentes…). Es el momento de una toma de decisión importante para su futuro.

Es importante para las familias y profesionales que conocen a la persona, y que van a contribuir de modo directo o indirecto a la toma de decisiones, conocer las salidas y opciones que se nos presentan: Formación o Empleo.

TOMA DE DECISIONES

Para la toma de decisiones es importante tener muy presente los gustos, intereses, preferencias, capacidades de la persona y hacer uso del buen asesoramiento y orientación por parte de profesionales que han trabajado y la han conocido en estos años. Ellos asesorarán, desde el conocimiento y la experiencia, de las opciones más idóneas tanto a nivel formativo como laboral.

FORMACIÓN

Si el camino elegido es la Formación, para adquirir habilidades y competencias laborales existen programas de orientación, formación e inserción laboral en asociaciones y entidades privadas. También están los Centros de Educación de Personas Adultas para aquellos jóvenes (a partir de los 18 años de edad) que quieran una ampliación formativa, mejorar o actualizar conocimientos y por supuesto obtener un título o certificado oficial.

EMPLEO

Si el camino elegido es el laboral (Empleo), contamos con tres opciones en nuestra comunidad andaluza: Empleo Ordinario, Empleo Protegido y Centros Ocupacionales y Atención Diurna.

Empleo ordinario

La primera opción laboral (Empleo Ordinario) está designada para trabajar en las empresas de ámbito local, provincial y nacional cuya plantilla tenga 50 o más trabajadores, pues por ley se obliga a guardar el 2% de sus plazas a personas con discapacidad intelectual. En la administración pública asciende este dato al 7% de la plantilla. Cómo sabemos estas empresas obtienen deducciones fiscales, bonificaciones, incentivos económicos, etc, por la contratación e incorporación en plantilla de personas con discapacidad intelectual. Es la opción por la que se apuesta en Aprosub para el futuro de nuestros jóvenes y en la que están inmersos en toda la provincia. Para ello trabajamos a través del servicio Empleo con Apoyo.

Empleo Protegido

La segunda opción (Empleo Protegido), es diferente porque no se ejerce la actividad laboral en el mercado ordinario sino en Centros Especiales de Empleo, la plantilla de estos centros debe estar formada, al menos en un 70 %, por personas con discapacidad con un grado igual o superior al 33 %. Esta opción podría suponer un tránsito al empleo ordinario.

Centros Ocupacionales y Atención Diurna

Y la tercera opción (Centros Ocupacionales y Atención Diurna). Esta opción está destinada para desarrollar y fomentar habilidades y destrezas personales, profesionales y sociales a aquellos jóvenes que cumpliendo la edad de 21 años su grado de discapacidad le impide acceder a las otras opciones de modo temporal (en muchos casos, definitivo). A través de sus Planes Personales de Apoyo, los profesionales especializados y las familias junto al joven van a procurar la mejora de la calidad de vida del mismo y desarrollar y potenciar toda su persona para que esté integrado socialmente y pueda acceder a todo aquello que sus capacidades, intereses y preferencias le permitan y nosotros le podamos ofrecer.

En la Unidad de Estancia Diurna (UED), los profesionales (con el apoyo y la participación activa de la familia) se prestarán los apoyos y recursos individuales necesarios para mejorar la autonomía personal, fomentar las destrezas adquiridas, prevenir el envejecimiento y optimizar el desarrollo social, personal y emocional de la persona con discapacidad intelectual que por su perfil no pueda acceder a las otras opciones.

Como se apunta al principio, toda opción debe ser tratada con tiempo, con buen asesoramiento por parte de los profesionales, con la participación activa de la persona con discapacidad intelectual y con miras a construir con esperanza un futuro posible, un futuro singular. Un futuro por el que desde nuestra entidad apostamos con profesionalidad, confianza, cariño, respeto y entrega.

Autor:

Rubén Ríos Sendra

Profesional Aprosub Castro del Río