Grupos de participación: mi voz en mi centro

Si buscamos información sobre autodeterminación encontramos definiciones como esta:

“Una combinación de habilidades, conocimiento y creencias que capacitan a una persona para comprometerse en una conducta autónoma, autorregulada y dirigida a una meta. Para la autodeterminación es esencial la comprensión de las fuerzas y limitaciones de uno, junto con la creencia de que se es capaz y efectivo. Cuando actuamos sobre las bases de estas habilidades y actitudes, las personas tienen más capacidad para tomar el control de sus vidas y asumir el papel de adultos exitosos” Field, Martín, Miller, Ward y Wehmeyer (1998).

Y si nos centramos en las personas con discapacidad intelectual:

“En el campo de la discapacidad intelectual, la autodeterminación se refiere al conjunto de actividades y habilidades que necesita la persona para actuar de forma autónoma y ser protagonista de los acontecimientos relevantes de su vida, sin influencias externas innecesarias” (Wehmeyer, 1998, 1999, 2005, 2009).

La autoderminación es una variable que determina la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y su reconocimiento como miembros de pleno derecho. Es centrarse en que la persona sea la protagonista y participe en todo lo relacionado con su vida. Por esto, la autodeterminación debe ser una base muy fuerte en la misión, visión y objetivos de las organizaciones que trabajan por conseguir un impacto en la vida de las personas con discapacidad intelectual. Cada vez deben ser más las iniciativas que tratan de darles voz, derecho a expresarse y ser parte activa de la sociedad.

Por todo lo comentado de la importancia de promover la participación de las personas con discapacidad intelectual en todos lo relacionado con su vida, APROSUB hace una apuesta por los grupos de participación, donde se consigue que participen en la organización y funcionamiento del centro, como parte de su vida. Con la puesta en práctica de estos grupos se avanza en algunos de los aspectos clave relacionados con la autodeterminación que Whemeyer indica: (Wehmeyer, Agran y Hughes, 1998)

– Es consciente de las preferencias e intereses personales

– Realiza elecciones basadas en preferencias, intereses, deseos y necesidades.

– Considera múltiples opciones y consecuencias para sus decisiones

– Evalúa la eficacia de sus decisiones basándose en los resultados de decisiones previas y revisa las futuras decisiones a la luz de lo anterior.

– Tiene creencias positivas sobre su capacidad de actuar en una determinada situación y cree que si actúa de esa manera se lograrán los resultados esperados.

– Puede comunicar a otros sus deseos y sus necesidades.

La misión del grupo de participación es asegurar la participación de las personas con discapacidad intelectual en el funcionamiento habitual del centro. Y sus objetivos son los siguientes:

– Facilitar el acceso a la toma de decisiones en el centro a las personas con discapacidad intelectual

– Asegurar que las demandas o planteamientos de las personas con discapacidad intelectual sean oídas por los responsables.

-Generar un marco de encuentro entre responsables de centros y servicios y personas con discapacidad intelectual.

Los grupos de participación se reúne una vez al mes, o siempre que el propio grupo lo demande, para plantear aspectos de interés para las personas con discapacidad intelectual del centro sobre el centro. Ellos acordarán con la dirección el funcionamiento para poder organizarse de la mejor forma que consideren para conocer las demandas del resto de clientes o cualquier otra cuestión relativa a la organización y funcionamiento del servicio. Es esencial que a los clientes les llegue toda la información de su interés y con la mayor prontitud posible.

La tarea de APROSUB como así define su misión es mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y desde 2010 apuesta por modificar sus procesos con la intención de que éstos estén más centrados en las personas.

En APROSUB no nos vale con la simple recolección de ideas, encuestas… sino que es mucho más productivo y real unas reuniones continuas donde ellos sean los protagonistas en estas decisiones, fomentando de esta forma también su autodeterminación.

Con este proceso se ha conseguido en APROSUB dar protagonismo a las personas con discapacidad intelectual, con su participación y posterior impacto en el día a día de nuestros centros. En estas reuniones mensuales o incluso más continuas, si se precisa, estos representantes (que previamente son elegidos de forma democrática) junto con la dirección pueden plantear sugerencias, propuestas de mejora, elementos a cambiar, …. y posteriormente se emitirán líneas de trabajo a desarrollar.

Es importante destacar que esta dinámica forma parte de los procesos clave de la organización y de ella se obtienen datos relevantes para nuestra entidad, que después son medidos y evaluados para posterior toma de decisiones y mejora continua, consiguiendo así que no quede en intenciones sino en realidades.

Este proceso nos ayuda a promover la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual al participar de manera directa en las decisiones relativas a la organización y funcionamiento del centro.

 

Mª Paz Villatoro Rojano

Responsable Técnico Residencia de Adultos APROSUB BAENA