Sobre la Responsabilidad de los Profesionales

Miguel Angel Verdugo

Catedrático de Psicología de la Discapacidad en el Departamento “Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos” de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca y Director de Instituto de Integración en la Comunidad (INICO).

Participa en varios grupos de investigación y es autor y coautor de prestigiosas publicaciones sobre discapacidad, calidad de vida y organizaciones.

Para completar información, consulta su perfil en INICO

La opinión

Los cambios positivos en el mundo de la discapacidad, particularmente en aquellas personas que presentan limitaciones de tipo cognitivo, han venido de la mano de las familias con sus iniciativas y demandas de atención, siempre acompañadas por profesionales comprometidos.

El papel del profesional ha consistido principalmente en organizar técnicamente los apoyos y los servicios, y aportar soluciones concretas ante las dificultades mostradas por las personas. La calidad y el rigor son características del buen hacer profesional, sin olvidar la necesaria actitud positiva, incansable que exige el afrontamiento de las importantes dificultades que se encuentran en el camino.

Junto al profesional, son las organizaciones de apoyo, las que desempeñan un papel de máxima relevancia, pues son el lugar donde los profesionales tomas decisiones y gestionan las mejoras de cada individuo. En la actualidad, entendemos la responsabilidad de las organizaciones y de sus profesionales canalizada a través del desarrollo de actitudes centradas en respetar al individuo y desarrollar atención centrada en la persona, poner el énfasis en los derechos humanos y legales, e implicarse en prácticas de apoyo que facilitan la calidad de las interacciones de la persona y facilitan su bienestar (Verdugo, 2018).

Schalock y Keith (2016) destacaron que los profesionales deben conocer las tendencias actuales que tienen impacto en el área (convención de la ONU, concepto de calidad de vida y sus implicaciones, paradigma de apoyos, empoderamiento de las personas), estar bien entrenados en las mejores prácticas actuales (basadas en evidencias), actuar de acuerdo a un código ético, ejercer habilidades de pensamiento crítico, y apoyar al individuo con el desarrollo de nuevas oportunidades, construyendo su proyecto vital en el entorno comunitario natural.

Schalock, R. L. y Keith, K. D. (2016). Cross-cultural quality of life: Enhancing the lives of persons with disability. Washington, DC: American Association on Intellectual and Developmental Disabilities.

Verdugo. M.A. (2018). Conceptos clave que explican los cambios en la provisión de apoyos a las discapacidades intelectuales y del desarrollo en España. Siglo Cero, 49 (1), nº 265.

Miguel Angel Verdugo

* Queremos agradecer al profesor Miguel Angel Verdugo su colaboración con el blog de Aprosub compartiendo sus reflexiones sobre la responsabilidad de los profesionales.